lunes, 29 de enero de 2007

Lluvia en los Zapatos

Lluvia en los ZapatosLluvia en los zapatos es una película mágica.

Ganadora del premio a la mejor película en Sitges y el mejor guión en Montreal en 1998, esta fábula sobre las segundas oportunidades siempre logra cautivarme.

Descubrí la película un sábado a las 2 de la mañana haciendo Zapping en una de tantas noches de insomnio. La belleza de Lena Headey me hizo quedarme pegado a la pantalla. Cuando hizo entrada en la historia Penélope Cruz me quedé asombrado de su interpretación. Nada efectista, lejos de ser un cañón y centrándose en ser un personaje de una chica guapa pero sencilla que sorprende por su realismo.

Cuando acabó no tuve otra cosa que hacer que buscar como loco en internet qué película era. No sé si me atrapó más la historia, los personajes, el guión, lo que cuenta o cómo lo cuenta.

No os contaré la película porque espero que la veáis. A algunos os parecerá lenta, aburrida e insulsa. Otros fliparéis y descubriréis que en el cine no es necesario tener tías que te enseñen las tetas para hacer que te enamores de ellas y desees ser el protagonista.

Sólo os diré que Lluvia en los zapatos nos cuenta la historia de un hombre que pierde a la mujer que quiere por haberla engañado y como siempre se da cuenta tarde de que es la mujer de su vida. En ese momento piensa eso que todos hemos pensado alguna vez: "si pudiera volver atrás". Todo se volverá alegría cuando descubra que su deseo se ha concedido... aunque no le durará mucho. El resto os invito a descubrirlo por vosotros mismos.

Lluvia en los zapatos es una película que viene a reforzar la teoría de que "todo lo que ocurre, lo hace por alguna razón".

Si al final decidís verla, no dejéis de comentarla conmigo.